21 de noviembre, 2005

Aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño
En el marco de un nuevo aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, se realizó un evento de debate, como un compromiso, testimonio y aporte, desde la reflexión, el alerta y la defensa permanente de estos derechos, que siguen siendo diariamente vulnerados.

Tuvo lugar en el Salón de Actos del Edificio Libertad, un seminario sobre los derechos de niños, niñas y adolescentes, organizado por Aldeas Infantiles SOS y el Centro Latinoamericano de Economía Humana (CLAEH).

Se trató de una instancia de reflexión crítica sobre el ejercicio de estos derechos, así como el aprendizaje que nuestro país ha logrado sobre el tema, y los desafíos que se plantean para el futuro próximo.

Los principales ejes de discusión fueron: el trabajo infantil; las posibles respuestas desde el sistema educativo; la extrema violencia y la pobreza; la pobreza como violencia, y el uso de drogas como violación de los derechos del niño.

El acto de apertura estuvo a cargo del Director Nacional de Aldeas Infantiles SOS, Daniel Miranda, y del Director del CLAEH, Pablo Cayola, quienes destacaron la necesidad de superar las políticas segmentadas en la materia; no se puede seguir atacando cada problema por separado, aseguran.

Es imprescindible desarrollar políticas integrales para afrontar la difícil situación de la infancia en nuestro país, y para ello se deben articular los esfuerzos entre el sector público y el privado.

Explicaron que no se puede seguir perdiendo tiempo, ya que hay que evitar que los porcentajes sigan aumentando.

Se debe atacar el problema con políticas a largo plazo, políticas de Estado y con trabajo constante, es la única forma.

Posteriormente, se desarrollaron una serie de paneles, en una dinámica de taller.

Entre los invitados para abordar estas temáticas se destacan: la Presidenta del Comité de Erradicación del Trabajo Infantil (CETI), Cristina Demarco; el Representante de la Cámara de Industrias del Uruguay, Hamlet Luz; la Secretaria General de la Federación Uruguaya de Magisterio, Teresita Capurro; el docente universitario y Licenciado, Joaquín Rodríguez Tebot, y por el Instituto Interamericano del Niño, Angelina Plada.

Finalmente, se realizó una mesa redonda donde se pasó revista de los principales desafíos que plantea el ejercicio de los derechos de niños y adolescentes desde tres perspectivas: el Estado, a través del Programa INFAMILIA, con la presencia de Gabriel Corbo; la visión de las Organizaciones No Gubernamentales mediante la intervención de Carlos Guida, de Gurises Unidos; la postura desde el ámbito académico y la experiencia de campo recogida en el INAU, puesta de manifiesto por Sandra Leopold.

Día Universal del Niño

El Día Universal del Niño del 20 de noviembre ha servido para fomentar la situación de urgencia en la que viven los niños en todo el mundo desde 1954. Para este año, a Aldeas Infantiles SOS le gustaría llamar especialmente la atención sobre la importancia de dar protección rápidamente en las regiones afectadas por desastres naturales.

Los desastres naturales destruyeron durante el pasado año los recursos para sobrevivir de cientos de miles de personas en todo el mundo. Para nombrar unos pocos: el tsunami en el sur de Asia, los huracanes que asolaron Norteamérica y Centroamérica, la hambruna en Níger, y el reciente terremoto que devastó grandes zonas del norte de Pakistán e India.

Los niños se encuentran entre las víctimas más vulnerables de los desastres naturales, y con frecuencia mueren o enferman debido a la falta de comida y agua, así como a la falta de refugio, y cuidado sanitario. Además, los menores afectados están expuestos a la explotación, a abusos y a la trata de niños. Por eso, proteger a los niños adecuada e inmediatamente es tan primordial como la ayuda de emergencia.

Demoras en asegurar la protección al menor en desastres naturales, puede hacer que los mismos caigan en manos de criminales, donde afronten peligros muy diversos, desde violencia y abusos sexuales hasta ser vendidos para trabajar, y prostituirles, así como para ofrecerlos en adopciones ilegales.

El tráfico de menores se ha convertido desgraciadamente en la actualidad, en una lucrativa industria con beneficios estimados en billones de dólares.

Los niños con más riesgo son especialmente aquellos que han perdido a uno o ambos padres en un desastre natural, o aquellos que han sido separados de sus familias.

Para una protección adecuada, es necesario trabajar en estrecha colaboración con las autoridades y registrar a todos los niños desplazados.

También es imprescindible proporcionarles acogida temporal en alojamientos seguros a cargo de trabajadores sociales seleccionados y personal especializado. Además, deberán hacerse todos los esfuerzos posibles para reunir a los niños con sus familias o familiares, y asegurarse de que las familias cuentan con los medios y recursos necesarios para atenderlos adecuadamente.

En la actualidad Aldeas Infantiles SOS trabaja en Pakistán, muy estrechamente con los Gobiernos, tanto de Pakistán como de la zona de Cachemira administrada por Pakistán, para identificar a niños solos en el epicentro del terremoto (Muzaffarabad) y alrededores.

El equipo de búsqueda y rescate de la organización recopila tanta información como le es posible sobre los niños, para después acompañarlos al alojamiento de emergencia SOS en Rawalpindi, cerca de Islamabad, donde son registrados en la Base de Datos Nacional Pakistaní y la Autoridad de Registro, y en una Base de Datos de Aldeas Infantiles SOS, especialmente diseñada. Estas bases de datos sirven para buscar a las familias y reunificarlas.

En los momentos que siguen a los desastres naturales, Aldeas Infantiles SOS apoya completamente las decisiones del Gobierno de prohibir temporalmente la adopción de niños a nivel nacional e internacional, medida tomada para prevenir el tráfico de menores.

"Basándonos en nuestra amplia experiencia en proporcionar ayuda de protección a niños solos en desastres naturales, sabemos que encontrar a los familiares de un niño puede llevar muchos meses. Es imprescindible que se tomen todas las medidas posibles para encontrar a los familiares de un niño, evaluar sus capacidades para cuidar al niño, y facilitar el apoyo necesario", explicó Richard Pichler, Secretario General de la Federación de Aldeas Infantiles SOS-Kinderdorf lnternational.

Aldeas Infantiles SOS apoya a las familias de las regiones de India, Sri Lanka, Indonesia y Tailandia, afectadas por el tsunami, cuyos medios para sobrevivir fueron arrasados por el desastre del 26 de diciembre de 2004. El programa de ayuda incluye ayuda económica inicial y la construcción de 2.195 casas para 11.500 personas. Además, la organización también está construyendo varios edificios comunitarios que servirán como hospitales y escuelas.

Para seguir protegiendo a los niños de la explotación y el abuso en los desastres naturales, deben encontrarse soluciones adecuadas para el cuidado de los niños que no pueden reunirse con sus familias o familiares. Una de las soluciones que se ofrece en Aldeas Infantiles SOS, es un hogar para los menores en un ambiente familiar.

El 20 de noviembre es un día importante para los niños. El 20 de noviembre de 1954 la Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el Día Universal del Niño. Cinco años después, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó ese mismo día la Declaración de los Derechos del niño. La Convención sobre los Derechos del Niño, fue firmada el 20 de noviembre de 1989 y ha sido ratificada por 192 países.

 

Versión imprimible

 
 

Volver